Hace ya más de una semana se cumplieron los primeros 100 días del segundo mandato del Presidente Sebastián Piñera y una de las críticas más marcadas ha sido por una eventual “sequía legislativa”. Precisamente, el Jefe de Estado abordó este tema y apuntó a la oposición por, según él, obstruir el trabajo del Ejecutivo.

“Están frenando la agenda legislativa, abusando de instrumentos como las interpelaciones y las acusaciones constitucionales, llevando todo lo que puedan llevar a la Contraloría, con o sin razón”, señaló tajante al diario La Tercera.

En la entrevista, el Mandatario señaló que a los gobiernos de turno no se les debería juzgar por las leyes que mandan, sin embargo enumeró 21 iniciativas, 17 proyectos y 45 urgencias ya presentadas. “Estoy seguro que Chile está mucho mejor hoy que el 11 de marzo de este año”, dijo aludiendo al día que volvió a La Moneda.

En esta línea, Piñera agregó que después de tres meses de discusión su equipo ya estaría preparado y dio cuenta de ocho proyectos que entrarían “en los próximos días y semanas” al Congreso. Estos son: la tipificación de conductas antisociales; la educación preescolar gratuita; la creación del Ministerio de Familia y de Desarrollo Social; una normativa que permitiría el trabajo a distancia; y la modernización tributaria, de Carabineros y del sistema de isapres.

Consultado por si sus decisiones podían incomodar a una parte de su sector, tomando en cuenta las modificaciones presentadas en marzo a la Ley de Adopción que buscaban sobreponer el interés superior del niño y que supuestamente abrían la puerta a la adopción homoparental, el Mandatario señaló que “este tema está totalmente tergiversado por los intereses de minorías”.

A pesar de que el Presidente aseguró que la ley no “discriminaría a ninguna pareja”, expresó que la nueva normativa intentaría devolverles a los menores lo que perdieron: “Una familia, y esa familia tenía padre y madre”.

Además, Piñera realizó una proyección de su administración y señaló que sería una derrota no entregarle la banda a alguien de su sector. También hizo un positivo juicio al desempeño de su equipo: “Ha habido declaraciones imprudentes, innecesarias, que han generado mucho ruido de parte de algunos ministros y también de parte de algunos parlamentarios (…) Y viendo el cuadro general, creo que el gabinete está cumpliendo una gran labor”.

Otro de los temas que abordó el Mandatario fue la ola feminista y se mostró indignado ante al comentario del senador Francisco Chahuán (RN), cuando habló de “echar a patadas” a la ministra de Cultura, Alejandra Pérez.

A renglón seguido defendió sus polémicos dichos a la parlamentaria Maya Fernández (PS) tras el cambio de mando: “Cuando me refería a su dureza era porque ella se negó a integrar las comisiones de trabajo, de unidad a la cual fue invitada, y no ha colaborado con la agenda legislativa como presidenta de la Cámara”.

Sostuvo además, que “no hubo ninguna ofensa y hubo una afirmación respetuosa y franca”. Actualmente su gabinete no es paritario y está conformado por 16 hombres y siete mujeres (Secretaría General de Gobierno, Transporte, Energía, Medio Ambiente, Deporte, Cultura y en la cartera de Mujer y Equidad de Género). Sobre ello, indicó que le hubiese gustado tener más presencia femenina pero “no pudieron asumir la responsabilidad del cargo”.