El Presidente Sebastián Piñera firmó junto a nueve ministerios los compromisos para reforzar la vida de los niños del Servicio Nacional de Menores,Sename.

El Mandatario afirmó que como gobierno “queremos tomar acciones con urgencias para cambiar la historia de nuestros niños”.

Los compromisos fueron suscritos por ministros y representantes de las carteras de Desarrollo Social, Salud, Vivienda, Justicia, Interior, Educación, Cultura, Deporte y Bienes Nacionales.

“Yo estoy convencido de que una parte importante de la crisis del Sename, es porque el Estado le encargó tareas, responsabilidades, que iban mucho más allá de las capacidades del Sename. Y por esa razón, cuando uno le quiere pedir a una institución que cumpla más roles que los instrumentos, las herramientas y los recursos que tiene, terminamos con lo que ha ocurrido con el Sename”, sostuvo.

“Para poder cumplir con esta responsabilidad del Estado, hemos trabajado intensamente en una alianza estratégica que compromete a nueve ministerios, cada uno desde su ámbito de acción, pero todos unidos por una misma causa: ayudar a que nuestros niños tengan una infancia más plena, más feliz, que se respeten sus derechos humanos y que se les permita desarrollar los talentos que -sin duda- llevan en su alma”, precisó.

Esto ocurre luego que se diera a conocer un informe elaborado por la ONU en el que establece que el Estado chileno ha violado grave y sistemáticamente los derechos de los niños, niñas y adolescentes que se encuentran en centro de menores.

“Es una realidad muy dolorosa, que nos avergüenza, nos indigna y nos llena de pega. Pero nos motiva, nos empuja y nos da más fuerza para no quedarnos sólo con el diagnóstico”, dijo Piñera.

Entre las medidas que detalló el jefe de Estado está terminar con el Sename y reemplazarlo por dos nuevos servicios (uno que se ocupe de los menores vulnerables y otro que lo hago de quienes cometen delitos), la creación de la Subsecretaría de la Niñez, aumentar la subvención y los estándares de calidad de los organismos colaboradores, la imprescriptibilidad de los delitos sexuales a menores y el primer Acuerdo Nacional por la Infancia.