Se acerca la época donde los niños comienzan el proceso de adquirir todas sus herramientas para empezar un nuevo ciclo escolar, instante donde todas las campañas de publicidad de las marcas se presentan en el retail.

Aztro, la empresa de marketing que se ha posicionado como líder gracias a la utilización del neuromarketing en sus proyectos, explican cómo funcionan las decisiones de los niños al momento de elegir un producto del mercado en temporada escolar.  

Si bien cada niño tiene una preferencia específica sobre la elección de útiles escolares ya sea por sus colores, formas, texturas, etc. existen estrategias que permiten fidelizar a los niños con una versión educativa de lo que ofrecen y por los estímulos que constantemente se encuentran expuestos en sus núcleos sociales. 

Las marcas buscan diferenciarse a través de las características como brillos y colores, formando parte del arte de cautivar a un cliente que sabe lo que busca. Es por esto que las marcas hacen su mayor esfuerzo en satisfacer a sus “mini clientes” con la versión “cool del packaging” asumiendo alianza con grandes del diseño escolar como Disney, DC o Marvel o equipos de fútbol, ya que son quienes abastecen de contenido a las grandes distribuidoras de útiles escolares. 

Otro de los momentos claves son la psicología del color, ya que permite empatizar con un stakeholders buscando crear un lazo durable a través del tiempo, como por ejemplo el rojo, que transmite fuerza y vitalidad, para niños más tímido; el verde, que con su tranquilidad y calma ayuda a mejorar la capacidad lectora; o el amarillo que es muy bueno para entregar energía a niños con depresión. Este conocimiento sumado a la estrategia de marketing, puede lograr un match que, si cautive de una manera distinta y desde el cerebro a este nicho, por lo tanto, está condicionada la elección.

“Cuando los niños eligen ciertos productos no solo obtienen algo apoyando su poder de decisión, sino que son validados por sus pares, entregando en primera instancia una posición en su contexto” explica Felipe Vargas, socio de la empresa. 

El cerebro al momento de elegir y tomar una decisión, se concentra en la corteza prefrontal, particularmente en el lóbulo prefrontal derecho, trabaja en el procesamiento de datos necesario para cualquier elección. Además, el hipocampo está relacionado a la memoria por lo tanto es fundamental el procedimiento de la elección.