Por Cristian Alvarez / Foto: Google

Este jueves y en una entrevista publicada durante esta tarde, la presidenta del directorio de TVN Anita Holuigue descarto el cierre o privatización de la mencionada televisora publica, argumentando que el Estado entrego su aval para obtener financiamiento en sus actividades futuras, aunque ratifico el proceso de venta o arrendamiento de sus instalaciones ubicadas en pleno barrio «Bellavista» de Santiago, señalando que cuesta mas de $2 mil millones en mantener la mencionada infraestructura y que su prioridad es asegurar la «supervivencia» del canal estatal, El presidente del sindicato de trabajadores pide que ese espacio sea ocupado por el Consejo Nacional de TV o por productoras audiovisuales, mientras que sectores sociales rechazaron esta medida económica por ser poco transparente, Diputados de oposición anunciaron oficios y hasta citaciones a los ejecutivos del canal publico para explicar esta estrategia

La industria de la televisión esta en crisis en Chile, no solo por sus contenidos, sino también por sus lados financieros, no todos ya ven este medio para entretenerse o informarse, y algunos sufren mas que otros, El caso que contaremos ahora es de una televisora que de alguna u otra forma nos pertenece, que desde hace muchos años vive una crisis financiera por diferentes razones, y que ayer miércoles abrio otro capitulo de este difícil proceso, con el anuncio de la venta o arrendamiento de gran parte de su edificio corporativo, Pero para evitar confusiones o malas interpretaciones, la presidenta del directorio de TVN Anita Holuigue descarto la privatización o cierre de la televisora estatal, ante los problemas económicos que tiene en la actualidad

Esta tarde y en una entrevista al diario «La Tercera», la mencionada y actual líder de la máxima instancia jerárquica de la televisora publica, contó detalles del proceso de enajenación mediante una venta o arrendamiento de su edificio corporativo, ubicado en el barrio «Bellavista» de Santiago, cuya información comenzó a circular ayer miércoles en la prensa, y cuya operación financiera busca reducir las deudas millonarias que posee como medio de comunicación, La ingeniera comercial comento los motivos de esta acción, señalando que el resto de los miembros de la instancia que encabeza aprobaron esta medida cuando fue presentada para su análisis: «La actual administración de TVN recibió un canal con respirador, fruto de malas administraciones anteriores que malgastaron los recursos de todos los chilenos y entregaron a los bancos la propiedad de todas sus instalaciones, en Santiago y regiones, para seguir gastando lo que no tenían. De hecho, la propiedad del edificio corporativo de Bellavista es del Banco Santander desde 2007. Estamos trabajando para que TVN vuelva a respirar por sí mismo, con contenidos que dignifiquen la televisión pública, y para eso no necesitamos 100 metros cuadrados por persona. La mantención del edificio de Bellavista le cuesta a TVN $2.600 millones anuales, lo que equivale a 26 mil ingresos de emergencia. La decisión de vender o arrendar, total o parcialmente el edificio, fue tomada por la unanimidad del directorio, dejándonos siempre la facultad de rechazar las opciones que se nos ofrezcan», declaro asi A.Holuigue. quien tras ser consultada por el futuro del medio, descarto el cierre o cambio de dueños del canal publico como ocurrió con gran polémica con el diario «La Nación», que dejo de circular como periódico impreso el 2010 y fue privatizado el 2014, señalando que quieren asegurar su funcionamiento hacia el futuro: «Si el gobierno hubiera querido terminar con TVN no nos habría otorgado el aval del Estado, simplemente nos hubiera dejado morir de muerte natural. El aval es la muestra más significativa del ánimo de fortalecer la televisión pública. La prioridad es asegurar la supervivencia de TVN e invertir en contenidos que conversen con nuestra misión como televisión pública», señalo así la ex directora de la radio «Duna»

Sin embargo, desde los trabajadores del canal publico, hubo rechazo a esta estrategia monetaria, aunque en caso de concretarse pidieron privilegiar a oferentes relacionados con las comunicaciones, Así lo señalo el presidente del sindicato de trabajadores del canal Sergio Pizarro, quien declaro a radio «Cooperativa» que las instalaciones de la televisora, estén disponibles para productoras audiovisuales o el Consejo Nacional de TV: «Son espacios que hemos generado con los recursos propios de Televisión Nacional y obviamente en este momento se están ocupando bastante poco porque hemos sido reducidos como trabajadores a menos de la mitad, Privilegiamos mucho más que se arriende la parte que no se ocupa, idealmente que haya un proyecto a nivel nacional de desarrollo de los medios de comunicación. En ese espacio podría funcionar el Consejo Nacional de Televisión», mientras que el «Comité de Defensa de la Televisión Publica» compuesto por diferentes dirigentes y organizaciones sociales, rechazaron esta medida por considerarla poco transparente: «Nos parece gravísimo que en el contexto de propagación mundial de una inusitada pandemia, los ejecutivos del canal decidan, entre gallos y medianoche, sin ningún debate social mediante, enajenar esta enorme y simbólica infraestructura pública, que como ya hemos dicho pertenece a chilenas y chilenos, Qué duda cabe que la grave situación económica de TVN requiere medidas fuertes. Pero la decisión sobre la enajenación de su patrimonio no puede realizarse con exclusión de la opinión y sentir ciudadano, prescindiendo de un debate de altura sobre el destino de la señal estatal y de un necesario sistema de medios públicos para Chile. Como CDT analizaremos diversas acciones posibles a tomar ante esta gravísima situación, que permitan cancelar el proceso de enajenación de patrimonio público que se encuentra en curso». señalaron desde esta coordinadora social

Desde el Parlamento también hubo llamados de atención ante esta medida, Varios diputados opositores criticaron esta decisión e incluso anunciaron oficios y citaciones a las próximas sesiones de la comisión de Cultura de la Camara Baja para que se explique con mayor precisión sus alcances: «Nos parece que esto puede ser el principio del fin de la televisión pública. No hay razón alguna que justifique que Televisión Nacional, recibiendo hoy recursos del Estado vía Ley de Presupuestos, tome decisiones como enajenar su bien principal» señalo el legislador ex PS Marcelo Diaz, «TVN es un canal público y, evidentemente, la venta de sus edificios puede significar el inicio del desmantelamiento del canal estatal. Hemos escuchado desmentido del Gobierno pero la situación es incierta» declaro el diputado del Frente Amplio Tomas Hirsch, Según los plazos informados, hasta el mes de septiembre se recibirán ofertas por la ocupación del edificio cuyo proceso de recepción esta manejado por la empresa «Colliers», y el valor referencial de esta propiedad alcanza los US$87 millones