El Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, instó al Congreso a reinstaurar la pena capital como castigo a crímenes relacionados con drogas y corrupción. El mandatario, en su discurso anual sobre el estado de la nación ante el parlamento, advirtió que “las drogas no serán aniquiladas a menos que logremos eliminar la corrupción, que permite que ese monstruo social sobreviva”, sostuvo.