El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que la puesta en libertad de Ovidio Guzmán, hijo del narcotraficante Joaquín “el Chapo” Guzmán, fue para evitar poner en peligro “las vidas de las personas”. “No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. El gabinete de seguridad tomó esta decisión (liberarlo) y yo la respaldé”, dijo el mandatario en su habitual rueda de prensa.