Rusia rechazó las acusaciones acerca de que intenta desestabilizar Chile, y aseguró que éstas forman parte de una campaña para enlodar su política exterior. El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Riabkov, recalcó que Moscú no injiere en asuntos internos y procesos electorales de otros países, y dijo que “estoy seguro de que los políticos chilenos, la sociedad chilena, comprenden esto perfectamente”.