La Agencia Mundial Antidopaje, AMA, excluyó a Rusia de las competiciones internacionales, incluido los Juegos Olímpicos, durante un plazo de cuatro años debido a la manipulación de los datos del Laboratorio de Moscú. La decisión del comité ejecutivo de la AMA fue unánime y deja al deporte ruso fuera de los Juegos de verano de Tokio en 2020 y los de invierno de Pekín en 2022.

Aunque también prohíbe a Rusia organizar eventos deportivos internacionales, deja abierta la posibilidad a que los deportistas rusos que demuestren que están limpios compitan bajo bandera neutral. Además, la selección de fútbol podrá participar en la próxima Eurocopa aunque no en el Mundial de Qatar.