El narcotraficante mexicano, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, fue condenado a cadena perpetua, más 30 años adicionales. Así se puso fin a este largo proceso judicial, que comenzó con su arresto en México en 2016 y su posterior extradición a Estados Unidos.

El Chapo había sido declarado culpable en febrero por un jurado de 10 cargos que enfrentó, incluida la participación en una empresa criminal continuada y cargos de tráfico de drogas.