El Gobierno expresó su rechazo “categórico” y molestia por el último informe publicado por Amnistía Internacional, que dio cuenta en el país de una “gravísima crisis de derechos humanos”, en medio del estallido social. El organismo criticó las medidas que ha tomado el Ejecutivo y aseguró que “la intención de las fuerzas de seguridad chilenas es lesionar a quienes se manifiestan”.

En respuesta, la subsecretaria de Derecho Humanos del ministerio de Justicia, Lorena Recabarren, advirtió que “el informe que hemos conocido lamentablemente incluye aseveraciones irresponsables. La subsecretaria indicó que el documento de Amnistía desconoce el funcionamiento de las instituciones democráticas, el imperio del estado de derecho, y los esfuerzos desplegados para proteger los derechos humanos.