Estados Unidos anunció el viernes su retiro del histórico tratado INF con Rusia sobre las armas nucleares de alcance intermedio, un hito de la Guerra Fría, acusando a Moscú de violarlo.

A partir del sábado, “Estados Unidos suspenderá sus obligaciones en el marco del Tratado INF y comenzará el proceso de retiro”, el cual “se completará en seis meses, a menos que Rusia vuelva a respetarlo destruyendo todos los misiles, lanzadores y equipos que violan el texto”, dijo el presidente Donald Trump en un comunicado. 

El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, dijo sin embargo que Washington estaba “listo” para continuar hablando con Rusia “sobre el tema del desarme”.