El presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó con recortar fondos federales a ciudades donde se han producido protestas notables contra el racismo, entre ellas Nueva York, Washington, Seattle y Portland, Oregon, que tachó de “jurisdicciones anarquistas”. Trump firmó un documento en el que declara que su gobierno “no permitirá que los dólares de los contribuyentes federales financien ciudades que se han deteriorado hasta ser zonas sin ley”.