Rodrigo Goycolea Martinic
Director Magister en Intervención Drogodependencias, U.Central

El Proyecto de Ley actual no garantiza medidas de control mínimamente suficientes y corre un gran riesgo de transformarse en una legalización de facto del auto cultivo de marihuana para cualquier fin, involucrando en ello al gremio médico que serían los responsables de recetar este supuesto medicamento.

Dado que no se conocen con exactitud las concentraciones de los componentes dentro de la planta producida artesanalmente, resultaría imposible que un médico cirujano pueda recetar de manera responsable una planta de marihuana con fines medicinales mediante auto cultivo. Porque los preparados caseros no permiten dosificar adecuadamente un tratamiento. En términos prácticos, sería como recetar una cantidad de hojas de adormidera en vez de una dosis conocida de morfina.

En Europa, ningún país ha aprobado el uso de marihuana fumada con fines medicinales. Es poco común que en Europa se permita el uso de la planta de cannabis no procesada para fines médicos. El auto cultivo con estos fines tampoco es algo permitido, ya que cada país debe tener un sistema de regulación de las concentraciones de los componentes de la planta, lo cual se haría muy difícil de controlar con el cultivo personal.

El Colegio Médico, no está dispuesto a recetar la planta de marihuana con un fin medicinal, ya que no se posee el respaldo científico para hacerlo con seguridad y las condiciones técnicas más elementales para saber qué es lo que realmente se está recetando en términos de dosis y concentración.