Venezuela fue en 2017 el país de Sudamérica con los niveles más altos de muertes violentas, al registrar casi 57 homicidios intencionados por cada 100 mil habitantes. Así lo refleja el Estudio Mundial sobre el Homicidio de 2019 publicado este lunes por Naciones Unidas en su sede en Viena, Austria. Por detrás de Venezuela se sitúa Brasil, que registró una tasa de 30,5.