Este martes y en entrevista con Radio Portales, el vocero de la Red de Sobrevivientes del Abuso Eclesiástico en Chile Óscar Osbén, conversó sobre el estado actual de los denunciantes de casos de vejámenes desde religiosos en nuestro país, señalando que cada situación, no son solo estadísticas, acusando que se ha levantado una estructura para generar delitos, en especial dentro de la Iglesia Católica y los abusos son errores que han sido permitidos por los propios feligreses, por centralizar la autoridad en un sacerdote, También reclamó que el Estado no los ha protegido y que el actual gobierno, no cumplió con su promesa de generar una “Comisión de Verdad” que indague todos estos casos, Según esta agrupación, hay 360 denuncias hasta el momento contra sacerdotes

Son heridas aún abiertas, donde las actuales contingencias han eclipsado su relevancia pública, pero los casos según sus balances, aumentan, y la justicia continúa investigando y sancionando a quienes pudieron perpetrar, aquellos delitos, aunque sus víctimas perciben que aun esa paz judicial, no llega, ni mucho menos, alguna reparación estatal, Este martes y en entrevista con nuestra emisora, El vocero de la Red de Sobrevivientes del Abuso Eclesiástico en Chile Óscar Osbén declaró que el Estado no protege a las víctimas que sufrieron abusos desde sacerdotes y autoridades de la Iglesia Católica

Esta mañana, en entrevista con el programa “Portaleando la mañana” de Radio Portales, el mencionado representante de los abusados dentro de la iglesia más seguida del país, comentó la situación de quienes sufrieron vejámenes por parte de sacerdotes, señalando no son meros números y que los miembros de la Iglesia, desde las jerarquías hasta sus bases, han amparado a quienes cometen estos delitos: “Uno mira estadísticas y en verdad, no te da nada, no te dice nada, pero saber que detrás de esto, hay historias de abusos, de encubrimientos, de desidias, de desinterés, de parte de los miembros de la iglesia, es lo que más te deja….Te hace perder la fe también, Los delitos que se cometen, lo cometen las personas, pero acá hay una estructura que ampara a que se puedan generar estos delitos, y aparte de amparar esto, lo oculta, lo encubre y por eso, tantos obispos y cardenales, están en esta lista, porque ellos se han encargado de encubrir y de entorpecer investigaciones o de cambiar y de trasladar a los sacerdotes, que tienen problemas, Sacerdotes, religiosos y religiosas en general que tienen problemas de este tipo, y siguen cometiendo sus delitos, sus crímenes en otras localidades”

Sobre los contextos en donde se producen estos vejámenes, el señalado vocero indicó que ocurren estas situaciones por el centralismo y endiosamiento por parte de los feligreses hacia algunos clérigos, ya sea por devoción o conveniencia: “El abuso, parte principalmente por el error que cometen los cristianos o los creyentes, en endiosar a sus curas y ese es uno de los temas importantes de la iglesia, que el clericalismo que hay, en centrar todo al cura, el cura es prácticamente un ser “semi-dios”, que no se equivoca que no comete errores y uno lo sigue viendo, A mí lo que más me da susto, es que muchas veces en las unidades parroquiales, se siguen con estas prácticas, de que el padre, el sacerdote, es como un dios, Y en verdad, muchas veces, se acercan personas para buscar fama, plata y aparecer en el ámbito social, se cuelgan de toda esta cuestión y aparecen con él, y en el “Caso Karadima” así fue”, y sobre las acciones que ha hecho el Estado, al respecto, el que fuera denunciante del fallecido sacerdote Diego Ossa, declaró que el Estado no protege de alguna forma hacia quienes sufrieron estos abusos y que el actual gobierno no cumplió con su promesa de formar una comisión de verdad para recolectar aquellos casos: “El Estado tampoco se hace cargo, el Estado no nos defiende, el Estado debiera encargarse de que todas las personas tuviesen un buen pasar y un bien vivir, lo que nosotros sufrimos siendo menores de edad, está por la Convención Internacional de los Derechos, Está catalogado como tortura, Un abuso sexual, un abuso de conciencia, un abuso de poder para un niño, es una tortura, entonces el Estado no se hace cargo, Nosotros le pedimos al presidente Piñera, en los primeros años de su gobierno, que lo que pudiéramos hacer una mesa, que fue como lo que paso con los torturados de la dictadura militar, como la “Comisión Valech”, nosotros queríamos que se hiciera una mesa donde se pudiera investigar, buscar justicia y reparación y no nos pescaron, no nos tomaron en cuenta”

Según los balances actualizados de esta red, hasta el jueves pasado, han sido denunciados “públicamente” en su página web, 360 casos de abusos o encubrimientos, entre los que hay 4 cardenales, 27 obispos, 48 autoridades sub-alternas, 3 capellanes, 186 sacerdotes, párrocos, diocesanos, entre otros, donde las congregaciones que han recibido más denuncias, han sido los Jesuitas con 24 casos y los salesianos con 31