El volcán Etna está despidiendo lava y cenizas en medio de una actividad sísmica inusualmente elevada, según informó el observatorio del célebre monte italiano.

Al menos, unos 130 temblores habían sido registrados hasta el mediodía de este lunes, el más intenso con una magnitud de 4 grados Richter. Además, se reportó que la lava fluye desde una nueva grieta en la ladera sureste del macizo. La columna de humo y cenizas, también, obligó a cerrar el aeropuerto de la ciudad de Catania.